Estás aquí
El misterioso canto de la Ballena Jorobada – Puerto Vallarta Pasaporte 

El misterioso canto de la Ballena Jorobada – Puerto Vallarta

El invierno llega a Puerto Vallarta con el arribo de la jorobada. La danza de la vida de la también denominada ballena yubarta, tiene su culminación en la Bahía de Banderas. Aquí vienen a seleccionar pareja, a cantar y a dar a luz. El ritual donde la creación se hace presente desde su gesta hasta su consuma- ción, tiene un mismo son pero a ritmos diferentes. Mientras unas ballenas buscan al mejor macho para aparearse, otras buscan las aguas poco profundas para dar a la luz. Allí permanecen mientras el ballenato alcanza un cierto tamaño, porque en las partes bajas hay menos depredadores, hay menos peligros y las crías pueden amamantarse con tranquilidad. La ballena no requiere salir a buscar alimento y se queda siempre cerca de su cría. Desde la primavera hasta bien entrado el otoño, estos cetáceos se alimentan abundantemente para sortear el invierno sin ingerir muchas calorías. Gran parte de lo que comen la convierten en grasa, así que los bebés alcanzan pronto el doble de tamaño gracias a la nutritiva leche materna. Es de los pocos vertebrados que crecen con este aceleramiento. Nacen midiendo entre 3 y 5 metros y al año puede alcanzar hasta los 10 metros. Es menos grande que la ballena azul, pero aún así con sus 15 metros de longitud, la ballena jorobada es uno de los habitantes más grandes y hermosos del planeta y sus aletas pectorales son más grandes que las de ninguna otra ballena. Es común verla pasear por las aguas de Puerto Vallarta desde principios de diciembre hasta finales de marzo y disfrutar sus acrobacias impredecibles. Malamente se le dice jorobada porque no tiene joroba, sino que arquea su dorso para bucear y muestra su prominente ala dorsal que da la impresión de una joroba.

Astrid FrischBallena frente a Vallarta

page1image16528

Puerto Vallarta se encuentra dentro de la Bahía de Banderas, un espacio estratégicamente localizado en la antesala del acuario más grande del mundo, como definió Jacques Cousteau al Mar de Cortés. Considerada zona de tránsito entre mar y montaña, entre tres municipios y entre Jalisco y Nayarit; la Bahía de Banderas es también una zona limítrofe en el ambiente marino. Si imaginariamente se trazara una línea de unión entre Cabo Corrientes el extremo sur de la Bahía de Banderas y Cabo San Lucas en el extremo de las Californias, tendríamos el perímetro exacto de ese recinto casi mágico, donde se encuentran las mareas más altas del mundo, una abundante luz solar y aguas ricas en nutrientes que propician una biodiversidad impresionante. Estas cualidades del Mar de Cortés o Golfo de California, aunadas a una temperatura oceánica mucho más cálida proveniente de las corrientes del Pacífico Central, hacen que las aguas de Puerto Vallarta sean un santuario natural para flora y fauna marinas. Aquí se encuentra de todo, pez vela, marlín, dorado, atún, enormes mantas, delfines, tortugas. Pero también tenemos las impresionantes orcas nominadas como los amos del océano, los más temidos incluso por las ballenas, porque las orcas atacan en manada y son grandes estrategas en su cacería. En contraparte, la ballena jorobada sólo se alimenta de plancton y de peces pequeños. A pesar de su enorme boca, sólo puede tragar cosas del tamaño de una pelota de tenis. No tiene dientes, sino barbas que le sirven de filtro para desechar lo inútil.

Después de la travesía desde California, Oregon, Washington y Alaska hasta la Bahía de Banderas, algunas ballenas aprovechan el viaje al máximo. Inmediatamente después del alumbramiento, se enlistan en el apareamiento, un encuentro espectacular según nos narra Astrid Frisch, egresada de la UNAM de la Facultad de Biología y radicada en Puerto Vallarta desde 1996.

La yubarta tiene una identidad propia muy particular, dice la bióloga. Las otras especies de ballenas no hacen tantas piruetas, ni variados saltos espectacu- lares como la jorobada. Son unas verdaderas acróbatas. Los despliegues de fuerza con desplazamientos de enorme dramatismo, incluyen coletazos, aletazos, saltos y cabeceos con todo y sus 35 toneladas a cuestas. Aunada a su vistosidad escénica, los machos yubarta son también la única especie de ballenas que cantan al menos de manera perceptible al oído humano. No hay otro tipo de ballena que lo haga con el sentido armónico de rima, verso, ritmo y variación. Sus cantos representan uno de los más profundos misterios para la ciencia. El biólogo marino Philip Clapham describe este canto como “probablemente el canto más complejo en el reino animal”. Se cree que su canto está relacionado con el apareamiento. Hay quienes aseveran que lo hacen por las mismas razones que los humanos hacen música. En Vallarta el mar es objeto de estudio continuo y el biólogo Oscar Frey, se ha dedicado de manera particular, a realizar grabaciones de los maravillosos conciertos de las jorobadas.

Astrid nos fue revelando pequeños secretos poco a poco. Nos comentó que todos los machos yubarta entonan la misma melodía durante 20 minutos. Vivan aquí o en lugares mucho más apartados, la melodía es idéntica y a los 20 minutos, vuelven a empezar al mismo tiempo. Astrid al igual que Clapham, dice que es algo muy complejo de entender bajo nuestra óptica. Sólo sabemos que el agua se revela como la gran trasmisora de ondas porque el sonido viaja hasta cinco veces más rápido que por aire donde la energía de las vibraciones se disipa rápidamente.

Mientras ellos cantan y saltan, ellas coquetean y si el espectáculo brindado por los machos no les satisface, las hembras empiezan también a saltar para atraer a machos más enjundiosos. Les gusta la acción y fomentan la pelea entre los varones para avivar el fuego y hacer más interesante los escarceos previos al acto nupcial. Es toda una experiencia vivir y entender a las ballenas, asevera la bióloga quien experimentó un amor a primera vista por estos maravillosos cetáceos, desde que los vio de cerca.

Astrid es mexicana, es presidenta de Ecología y Conservación de Ballenas AC y actualmente es la representante mundial de tour operadores para el avistamiento de ballenas. El nombramiento le fue otorgado por la Comisión Ballenera Internacional, creada desde 1964 con el fin de manejar las poblacio- nes de ballenas del planeta. A partir de su gestión, ha logrado organizar junto a empresarios y diversas instituciones, el primer festival de la Ballena en Puerto Vallarta. Ballenarte se realizará en Puerto Vallarta y la Bahía de Banderas del 8 al 11 de enero del 2014. La temporada de avistamiento se prolonga hasta el 23 de marzo del 2014. La ballena en sí, encierra muchos misterios como su música, pero si no comprendemos bien el mundo de los cetáceos, al menos podemos admirarlos en Puerto Vallarta en todo su esplendor.

Artículos relacionados

Deja un comentario