Estás aquí
LA RUTA DE LOS SIETE LAGOS Pasaporte 

LA RUTA DE LOS SIETE LAGOS

Doscientos noventa kilómetros separan a San Martín de los Andes de San Carlos de Bariloche en los Andes Patagónicos de Argentina. El viaje comienza rodeando el lago Lácar y atraviesa siete impactantes espejos de agua: Machónico, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso, Espejo y el lago Nahuel Huapi, creados por una milenaria metamorfosis glaciar. En automóvil, motocicleta o bicicleta, el recorrido es una experiencia increíble de paisajes, sonidos, olores y sabores.

 

Hospedarse en el hotel Loi Suites Chapelco Golf Club & Resort en San Martín de los Andes es el perfecto inicio para esta aventura. Con un espectacular spa y un campo de golf de 18 hoyos, diseñado por Jack Nicklaus, ha sido escenario de importantes torneos de golf. Recorrer las encantadoras calles del pueblo, probar los maravillosos chocolates de Mamusia, subir a tomar té en la Hostería Arrayan donde se ven las mejores vistas de San Martín y cenar en el maravilloso hotel Río Hermoso o Reserva Merlot le permiten conocer la calidez de sus habitantes.

 

Un bosque de cipreses de las montañas del Parque Nacional Lanin, con maravillas naturales como el Arroyo Partido que se abre en dos brazos. El izquierdo es el Arroyo Culebra que se encauza hacia el río Hermoso y llega al Atlántico; el derecho es Pil Pil, que a través del Lago Lácar desemboca en el Pacífico.

 

La parada obligatoria es en el lago Hermoso, con servicios que incluyen divinos B&B y campamentos para cabalgatas y trekking para descubrir refugios de montaña.

 

Más adelante, se extiende el lago Nahuel Huapi, sobre la cordillera de los Andes. Su atractiva geografía alberga más de un millar de especies botánicas y más de 300 especies de vertebrados, también es escenario de maravillosas cascadas como la Vulignanco que se parte en dos en una caída cinematográfica. Al lado, está el lago Falkner cuyas playas de arena y ríos lo hermanan con el lago Villarino.

 

En el recorrido encontrará el lago Correntoso, con infinidad de playas y bahías donde tomar el sol. Muy conocido entre los aficionados a la pesca deportiva, este lago, junto con el Nahuel Huapi, ofrecen imponentes vistas y actividades como  velear, hacer windsurf, kayak, pesca deportiva y esquí en agua. Caminar por el margen del río más angosto del mundo, es descubrir aguas verde esmeralda con una fauna de truchas arco iris, marrón y de arroyo. Más adelante se encuentra Boca del Correntoso, ideal para los expertos de pesca con mosca. Una parada a comer en el famoso Hotel Correntoso con una carta típica e infinidad de vinos de la provincia de Neuquen, dan energías para continuar con la ruta de los siete lagos.

 

Villa La Angostura, entre los cerros Inacayal, Bayo y Belvedere, ofrece en invierno esquí en el Bayo y en verano cálidas playas para natación, kayak y windsurf.

 

San Carlos de Bariloche es el punto final del recorrido. Es la ciudad más visitada de la Patagonia Argentina, por su importante Centro Atómico Bariloche de Investigación y la Universidad Nacional de Cuyo, donde se dicta la carrera de Física e Ingeniería Mecánica y Nuclear.

 

Sus reservas naturales, lagos, bosques y montañas, y sus destacados centros de esquí son el principal atractivo y sustento económico de la ciudad, considerada como el segundo destino de esquí a escala mundial gracias a su cerro Catedral con 600 hectáreas de superficie esquiable y 40 medios de elevación.

 

Bariloche es una ciudad de muchísimos contrastes. Además de actividades en el lago Nahuel Huapi; en sus decenas de montañas, puede realizar trekking, cabalgatas, paseos en bicicleta y motocross. La oferta gastronómica es muy variada. Famosa por sus chocolates, mermeladas y la mezcla de sabores latinos, especialmente ingredientes locales como frutos rojos y dulce de leche, con sabores europeos, hacen de la cena una experiencia sensorial inigualable. El restaurante Cassis, el mejor de la ciudad, satisface el paladar de los más EXIgentes.

 

El hotel Llao Llao combina la belleza natural del paisaje con el lujo extremo. Tomar el té de las 5 admirando las montañas, los lagos y el impresionante campo de golf es una tradición. Sus más de 200 habitaciones finamente decoradas lo sitúan en el hotel por excelencia.

 

Llegar hasta Argentina vale la experiencia para pasar unas noches en Buenos Aires, con su influencia europea, la belleza del tango y la espectacular gastronomía, combinada con una aventura patagónica.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario