Estás aquí
LAS FASES DE LA LUNA MODELOS DE NUESTRAS DIFERENCIAS NEWS Personalidades 

LAS FASES DE LA LUNA MODELOS DE NUESTRAS DIFERENCIAS

La luna y sus arquetipos femeninos, representan las distintas etapas de la mujer: creciente-virgen, llena-plenitud y menguante-vejez; por ello, a través de la vida toda mujer experimenta uno a uno cada patrón

Cada mujer encarna el mito que su educación y la socialización le han marcado, misma que se manifiesta en cada uno de sus actos y emociones. Descubrir el arquetipo que está guiando nuestra vida, trae aparejado el manejo consciente de la propia naturaleza receptiva, intuitiva o mística. Quizás se sea una mujer Kali de inigualable furia y devastadora fuerza para restaurar la paz y el equilibrio; o una Circe que al sentirse poco apreciada por los hombres, los seduce; o como Medea que toma decisiones irrevocables para poner fin a una relación, para poder vivir.

Otros arquetipos son los de Afrodita, la mujer que ama en libertad; y el de Hera, leal y fiel a su esposo que ha de ser poderoso y exitoso, la que ni el divorcio hará concluir esa etapa marital. Tal vez el marketing nos incline a ser una Salomé, la mujer que hace perder la cabeza al hombre en contra de su voluntad; o por el contrario, la Madre que provee protección a todas sus relaciones y que bien puede ser del tipo Demeter, quien siente placer y la responsabilidad de dar alimento físico y espiritual a los demás.

El siguiente peldaño
Aunque no lo creas, es bastante común la mujer Madre de dios que vive el embarazo y parto como algo sublime, quien ve a su hijo como un ser especial. En contraste con la Virgen, plena de convicciones incorruptibles y dispuesta a resolver los problemas que
acosan al mundo. Muy cercana a Artemisa  que establece uniones igualitarias y da prioridad a su independencia. Es revolucionaria y ecologista. Atenea por su parte establece vínculos con el poder y es una excelente estratega, así como conciliadora. Vesta rige a toda mujer que llega a la menopausia, cuando es sabia y cultiva más su vida interna.

Sin embargo las mujeres somos mucho más que un mito en el mundo. Según cifras del último censo de 2010, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registró que somo 57 millones, de las cuales 19 millones 379, 038 forman parte de la población
económicamente activa.
76% son empleadas, 6% trabajan por su cuenta y 5% son obreras. Sólo 25% de los directivos y 5% de los presidentes o directores generales son mujeres. En 2011 de cada 100 mujeres, 35 cuentan con al menos un grado aprobado en cualquiera de los niveles medio
superior o superior; y representan el 52.2% de la población de posgrado.
En las diez carreras más cursadas 6 son de Ingeniería mecánica, 25 en Ingeniería industrial, 30 en Arquitectura y 33 en Ingeniería en computación e informática. En Psicología y Ciencias de la educación, las estudiantes son más de las tres cuartas.
La edad promedio en la que se casan las mujeres es de 25 años y cada mexicana tiene entre 2 y 3 hijos en promedio, habiendo más de 30 millones de madres de las cuales 5.3 millones son solteras, separadas o divorciadas. Asimismo, más de 77 mil niñas entre los 12 a 17 años de edad están casadas, lo que representa el 1.2 % de la población.
Su incidencia en la sociedad Respecto a la política, de acuerdo a los resultados de las elecciones del 1º de Julio de 2012, la LXII
Legislatura hay 42 mujeres senadoras y 184 diputadas, en términos porcentuales se traduce al 36.8% y un 33.6% respectivamente.
Las mujeres que viven en pareja realizan tareas domésticas para los integrantes de su hogar 42 horas a la semana; en el cuidado de los niños y otros familiares, dedican 33 horas con 36 minutos por semana; asimismo 37.4% de ellas trabajan para el mercado y cubren
una jornada laboral de 41 horas y 42 minutos.
La participación de las mujeres en el trabajo voluntario, apoyo a otros hogares y a la comunidad, casi duplica (15.5) a la de los hombres (7.9%), y también es mayor el tiempo que ellas le destinan a la actividad.
Los hombres utilizan más los medios masivos de comunicación y ocupan más tiempo en ello que las mujeres que realizan mayores actividades culturales, deportivas y de esparcimiento, respectivamente 75.5 y 73.6%, pero el tiempo que le dedican es similar entre hombres y mujeres, alrededor de 8 horas a la semana.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario