Estás aquí
Museo de la Plancha, un lugar mágico Arte y Cultura Lo destacado 

Museo de la Plancha, un lugar mágico

Un recinto original, en  el que se encontrarán una serie de objetos muy originales que cuentan las historias que han visto pasar a través de los años. Este museo de la plancha sale de lo ordinario pues en sobre todo porque la colección es de un particular que abre las puertas para compartir sus hallazgos a través de las décadas a través de lo que menos se podría imaginar, planchas.

Si de “tirar plancha” se trata, nada como una lanza de la época virreinal con manija o una alemana que funciona con gasolina. Hay muchas otras de donde elegir (de carbón, de hierro, eléctricas rudimentarias), sólo tienes que visitar al Ing. Gustavo Jiménez, quien además de hacerte un recorrido por el lugar, te cuenta la historia de cada artículo.

Fundadores del Museo de la Plancha

A la vez de atesorar planchas, el ingeniero es también un inventor de ingeniosos juguetes, por ejemplo, la calavera que muerde, el ratón que salta y la mariposa que sale volando de tus manos; que te regala con gran generosidad.

Otra de sus ocupaciones -junto con su esposa Maricela Herrera- es donar semillas de flores dado que están desapareciendo de nuestra urbe y son muy necesarias para las mariposas y las abejas quienes nos aseguran el alimento, ya que son las encargadas de la polinización.

Por si no fuera suficiente, la conversación con esta familia es enriquecedora pues te referirá el origen de leyendas o de ciertas palabras en náhuatl y te dirán un poema; todo con el gran orgullo de las raíces de nuestra cultura.

Perderse una visita a este museo es casi un pecado, pues personajes como el ingeniero Jiménez -tan humanos como conscientes- están quedando en el ayer.

Artículos relacionados

Deja un comentario