Estás aquí
I.N.O.X. Calidad fuera de serie y funcionalidad a toda prueba Alta Relojería 

I.N.O.X. Calidad fuera de serie y funcionalidad a toda prueba

Para celebrar los 130 años de la empresa, Victorinox Swiss Army ha logrado una gran hazaña: crear un reloj de fuerte y versátil diseño, y
tan sólido, que desafía a la imaginación.

TIM_241682_Inox__000_S91
Ha llegado el I.N.O.X. Victorinox, una compañía con rango de tesoro nacional en Suiza gracias a su más legendario producto –la navaja del ejército suizo- celebra su 130 aniversario en 2014. Para conmemorar este acontecimiento, Victorinox Swiss Army ha creado
I.N.O.X., un nuevo reloj que rinde tributo a la historia y al saber hacer industrial de la marca, poniendo de relieve los valores por los que se ha hecho famosa: autenticidad, robustez, calidad, maestría, y diseño suizo.
El nombre I.N.O.X. hace referencia al acero inoxidable, el material sólido y resistente a la corrosión que Victorinox adoptó hace más de 50 años, antes de que se convirtiese en la norma dentro de la industria relojera suiza. Como perfecto puente entre la cuchillería y la relojería, el nuevo I.N.O.X. viene a ser tan icónico como la original navaja suiza. Un concentrado del ADN de la marca, que representa nada menos que la verdadera quintaesencia de Victorinox.
Y para una celebración excepcional, un reloj excepcional: el I.N.O.X. hace gala de un nivel de robustez nunca antes alcanzado en relojería. Concebido para resistir condiciones fuera de lo común, ha superado con creces una batería de 130 pruebas de resistencia destinadas a comprobar su solidez. Y, como habrán adivinado, el número de pruebas, 130, no ha sido elegido al azar. Además de las pruebas de homologación estándar que la industria relojera suiza prevé, se han establecido especialmente para el I.N.O.X. una serie de prue-
    
  Swiss Army de superar las barreras e imponer nuevas reglas en el juego de la resistencia. En la búsqueda de la mayor solidez posible, se sacrificaron no menos de 421 prototipos a lo largo de 6 meses, para permitir al I.N.O.X. alcanzar los objetivos de resistencia deseados. Y, sobre todo, para responder a una única y singular pregunta: ¿qué le hace falta a un reloj de fabricación suiza para ser un reloj Victorinox Swiss Army?
Entre estas 130 pruebas, algunas superan lo inimaginable. A todo esto resiste el I.N.O.X.:

A variaciones de temperatura que van de los
-57° hasta los +71° Celsius. Se trata de la norma fijada por el ejército estadounidense para la fabricación de sus misiles. En el mundo relojero no existe nada comparable.

A una compresión de 8 toneladas en una prensa hidráulica. I.N.O.X. también puede resistir el peso de un camión de 25 toneladas
pasando sobre él, o de un tanque militar de hasta 64 toneladas

A pruebas de corrosión de niebla salina o hasta a agresiones químicas de todo tipo de combustibles, aceites, disolventes, productos
delimpieza, insecticidas… inclusounasolución de ácido sulfúrico y nítrico. Una vez más, no se trata de una norma relojera, sino militar,
adoptada del ejército estadounidense.

A una caída de 10 metros de altura sobre una superficie lisa de cemento. Lo cual equivale a una caída de tres pisos, con una velocidad de impacto de 50 km/hora.
 





 



Artículos relacionados

Deja un comentario