Estás aquí
NATALIA LOCOCO, UNA VOZ CIUDADANA QUE SE HACE ESCUCHAR Fashionista Mundo EXIgente NEWS Personalidades 

NATALIA LOCOCO, UNA VOZ CIUDADANA QUE SE HACE ESCUCHAR

NATALIA LOCOCO, UNA VOZ CIUDADANA QUE SE HACE ESCUCHAR

Fundadora de Ayuda Humanitaria MX

Decidió actuar ante la magnitud de los desastres que dejaran a su paso los huracanes Manuel e Ingrid en septiembre del 2013. Hizo de su casa un centro de acopio para ayudar a las zonas afectadas de nuestro país, pero nunca imaginó hasta dónde llegaría su causa.

Natalia no se encontraba en México cuando ocurrieron los desastres, pero al enterarse por las noticias de lo que ocurría “pensé que era una desgracia de dimensiones de las que muy pocos se habían dado cuenta. Suelo visitar con cierta frecuencia Ixtapa y cuando viajas por carretera ya sea por Morelia o por Tierra Caliente, ves la pobreza y eso fue en lo personal lo que me movió. Ya había visto el hambre, la miseria, las carencias y cuando llega tal desvastación, solo dije ‘hay que ayudar’”, relata.
Esta mujer fuera de serie convocó de inmediato por medio de las redes sociales y la respuesta que obtuvo fue maravillosa y a ella le cambió la vida para siempre.

Sus amigas, vecinos y muchos otros más colaboraron de tal forma que llegaron a reunir más de 50 toneladas de ayuda. La suma de la voluntad para ayudar a los más necesitados dio como resultado lo que es hoy la Fundación Ayuda Humanitaria MX.

LEVANTAR CORAZONES Y LLAMAR VOLUNTADES

“La consigna con la que iniciamos fue ‘busca en casa y comparte’. Todos tenemos algo que dar, y si lo hacemos podemos amparar a una familia, así que hicimos una lista de lo que se requería con urgencia, solicitando entonces agua, mantas, ropa, toallas, sábanas, libros y mucho más.”
Si bien fue una gran labor reunir las donaciones, lo siguiente era la logística de traslado y la entrega, siendo asesorados por los especialistas del Grupo de Apoyo Telmex (GAT), quienes les enseñaron a separar y empacar.
Llegaron a Ixtapa, donde estaba el centro de acopio. Llenaron dos tráilers con despensas con arroz, frijol, leche, botes de cereal, sillas, mesas y medicamentos.
Hicieron 18 horas para llegar a los primeros poblados; por día, se dirigían a tres; estando uno del otro mínimo a tres horas de distancia. “Eran puros caminos de terracería, a veces había precipicios, cruzamos ríos, arroyos para llegar a las comunidades mixtecas. De hecho teníamos traductor y es que jamás había llegado gente hasta ahí”, continua Natalia.
Lo más notorio era el estado de shock en el que se encontraban las personas, por lo que Nati se dedicó también a escuchar sus cuitas para darles palabras de aliento y de consuelo. Se dio cuenta que esas zonas están en el olvido, decidiendo seguir adelante.

“Nos sentimos muy seguras, la gente es cálida, agradecida, pero la verdad no están esperando una bolsa de arroz ni una cobija, lo que te piden son semillas, fertilizantes para trabajar la tierra.
En tres semanas organizó un gran evento con una enorme convocatoria, llegando apoyo de todas partes de la República.
“Sabemos que no vamos a poder ayudar a todo México, pero en la medida de nuestro esfuerzo, serán nuestros logros. En este tiempo fueron siete comunidades, pero si sumas a sus habitantes, es toda una población”, añade.

De igual forma actúo ante el huracán Odile que azotó Baja California, en el 2014; recibiendo ayuda de Tabasco, y de Monterrey entre otros estados, que además saben que es estar en estado de emergencia.
A la vez, para obtener recursos para ayudar la Fundación realizó una subasta de artículos deportivos firmados por connotadas estrellas del deporte.

CÍRCULO DE ÉTICA SOCIAL
Ayuda Humanitaria MX son ciudadanos y empresas que ayudan a otros, pues son conscientes de que necesitamos una sociedad más equitativa.
“El nivel de violencia en México sigue creciendo, pero nosotros podemos combatirla generando más oportunidades Me refiero a donar libros, útiles, computadoras, contribuir para que existan más escuelas, porque los niños que apoyes en 15 años en vez de delinquir o matar a un hijo tuyo por falta de medios, esos mismos jóvenes podría ser médicos que salven la vida de tu hijo”, comenta Lococo.
“Este es el círculo donde todos tenemos que entrar, no se vale sólo quejarse pues de todos depende que México cambie de verdad. Es necesario quebrar la apatía e indiferencia, despertar consciencias y ser una voz ciudadana a favor de nuestro país. Estamos en una situación privilegiada pero hay que saber ponerse en los zapatos del otro, sólo así se entiende lo que la gente vive, lo que sufren”, reflexiona Natalia.

fd
Lococo enfatiza ese concepto, citando una frase de las muchas que gusta del Papa   Francisco, de quien es fiel seguidora: ‘’¡Cuidado con la comodidad! Cuando nos acomodamos, olvidamos fácilmente a los demás’’
En cada pueblo se encuentran miles de historias de necesidad, así que Ayuda   Humanitaria MX se ha encargado de dotar de aparatos para problemas de audición y de sillas de ruedas a particulares, ha colaborado en un asilo de la tercera edad, en una casa hogar en Puerto Escondido y para salvar un internado con 225 niños en Alcozauca.
De forma paralela se han dotado de computadoras a escuelas en Guerrero, Estado de México y Oaxaca.

ES VITAL INVOLUCRARSE
Natalia acude con regularidad a los lugares en el Estado de México donde hay necesidad e investiga qué les hace falta, en especial a los niños. En diversas ocasiones la acompaña su hijo Bruno, “pertenece a una nueva generación de mexicanos, que hay que acercar a los menos favorecidos para que vean sus necesidades para fomentar esa cadena de bondad que tanto se necesita. Es fortalecer los lazos entre ciudadanos y no abrir brechas abismales entre clase sociales, lo único que hace eso, es subir dosis de resentimiento”.
“Quiero un país más equitativo, donde nuestros hijos puedan tener la libertad de elegir y sobre todo de salir a la calle sin peligro”, dice Natalia de forma categórica.
Es de la opinión de que la inseguridad disminuiría si se fortalecieran todos los segmentos sociales y se lograra un mayor equilibrio entre los mismos.IMG_8725
La Fundación de Ayuda Humanitaria MX también está uniendo esfuerzos con la universidad de Chapingo para el desarrollo de huertos autosustentables. Uno de sus objetivos es fundar escuelas rurales, meta que se ha venido prorrogando debido a que ha tenido que actuar ante diversas contigencias en el país.

No ha sido fácil alcanzar sus sueños, pero la unión de voluntades de hacer lo que se debe posibilita el crear una red de ayuda nacional.
“La amistad es estar en las buenas y en las malas. Si hay algún problema a los primeros que llamas son a tu familia y amigos, y todos desde sus trincheras aportan. Así lo hemos visto pues no teníamos nada, pero ha sido increíble que la gente crea en nosotras, porque algo si quiero decir: hasta la última lata de atún la vamos a entregar”, concluye Natalia.
Natalia predica y practica el compromiso social para conformar un mejor mundo para las nuevas generaciones; y una de sus estrategias ha sido cultivar el diálogo con las autoridades a fin de que escuche las necesidades de la población y haga algo en concreto.
Nos da, además, un mensaje que nos estremece: “Tenemos que estar preparados para la siguiente contingencia, tanto en lo personal como país”.
El impacto que está teniendo Natalia en nuestra sociedad se refleja en que ha sido convocada en el grupo de las 50 Mujeres Líderes por parte del gobierno capitalino, para impulsar un programa de dignificación del trabajo doméstico remunerado.
“En Ayuda Humanitaria MX trabajamos cada día por nuestro México, por eso invitamos a que se sumen de la manera que puedan ya que es el bienestar de México, país que habitamos todos, país de nuestros hijos”, concluye Natalia Lococo.

Artículos relacionados

Deja un comentario