Estás aquí
El samovar, Símbolo de la hospitalidad rusa Estilo de vida 

El samovar, Símbolo de la hospitalidad rusa

Es difícil que haya un ruso que no tenga un samovar en su casa o, al menos, haya escuchado de él. El samovar es un instrumento en el que se mantiene el té caliente; su nombre se forma con las palabras samo que significa “por sí mismo” y varit cuyo significado es “hervir”. En Rusia es costumbre nacional tomar el té, servido por el ama de casa o la hija mayor para dar la bienvenida hogareña. Es así que el samovar domina el hogar desde la mesa de centro o la del jardín en verano, para recibir a sus moradores con su calor y sus resplandores amarillo dorado. También es un utensilio indispensable en cada bodega, posada o estación de correo de la basta Rusia.

La diversidad de su forma, la riqueza y la fantasía del acabado, hacen que el samovar pase a ser una obra de arte. Los hay ovoides con un cinto tallado alrededor, condecorados con conchas, lazos, toallas pendientes de encajes; o en forma de delfín de boca abierta y cola levantada, ora de ardilla con una nuez entre las patas, ora adornado con cuadros grabados tales como una finca o un lago.

En ocasiones se fabrica un samovar en honor a ciertos acontecimientos especiales, siendo el más célebre el que se presentó en el pabellón ruso de la Exposición Industrial Mundial de Viena (1873) en forma de gallo. En su cuerpo redondo, adornado con el cincelado de plumaje imitado, aparece la inscripción grabada en letra filigrana “donde hay té, el paraíso hasta debajo de un abeto”.

El samovar-cocina

Permite cocinar a la vez varios platos como la clásica sopa de col, una papilla, y el té. Muy útil para viajes largos o paseos en familia. Para la comodidad de la transportación, se manufactura “el arca”, especie de cofre, que sirve para guardar los artículos necesarios para tomar el té.

Artículos relacionados

Deja un comentario