Estás aquí
TWENTY-8-EIGHT TOURBILLON PRESTIGE by De Witt Alta Relojería 

TWENTY-8-EIGHT TOURBILLON PRESTIGE by De Witt

TWENTY-8-EIGHT TOURBILLON PRESTIGE

T8 Tourbillon Prestige_T8.TP.001_Ambiance_LR T8 Tourbillon Prestige_T8.TP.001_Black_LR T8 Tourbillon Prestige_T8.TP.001_White_LR T8 Tourbillon Prestige_T8.TP.001_Case Back_LR

DeWitt desvela su última innovación técnica, el reloj Twenty-8-Eight Tourbillon Prestige, edición limitada de 99 unidades, íntegramente diseñado y montado por sus maestros relojeros en la manufactura.
El nuevo Twenty-8-Eight Tourbillon Prestige contiene en su interior el calibre DW 8015, una evolución del movimiento DW 8014, presentado por primera vez en 2010. Este Tourbillon automático introduce un mecanismo patentado extremadamente ingenioso de cuerda automática secuencial (A.S.W.), impulsado por una masa oscilante periférica.
El mecanismo A.S.W. permite transmitir al rodaje un flujo de energía constante gracias a la cuerda secuenciada del cubo. Esta proeza técnica permite obtener un intervalo de funcionamiento ideal utilizando un solo cubo manual, además de evitar todos los defectos de funcionamiento que se observan cuando se utilizan bridas deslizantes en calibres automáticos convencionales.
La masa oscilante periférica cuenta con un perfil sinusoidal en su borde interno. Esta curva especial sirve para activar el sistema A.S.W, que permite al movimiento funcionar dentro del intervalo ideal, es decir, entre el 92 y el 96% del par del muelle principal. Así pues, el escape siempre recibe un flujo de energía constante y estable gracias a la cuerda secuenciada del cubo. Dos brazos que se desplazan hacia arriba y hacia abajo por el perfil sinusoidal dan cuerda al cubo hasta que alcanza el 96% de la capacidad de cuerda del movimiento. En ese momento, una palanca desengancha el trinquete del mecanismo de cuerda del cubo y lo obliga a proseguir su movimiento en el aire, sin engancharse a la rueda.
Desde ese instante, el movimiento funciona recurriendo a sus reservas de energía hasta alcanzar el 92%, momento en que el trinquete se vuelve a enganchar. Esta proeza técnica permite obtener un intervalo de funcionamiento ideal utilizando un solo cubo manual, además de evitar todos los defectos de funcionamiento que se observan cuando se utilizan bridas deslizantes en calibres automáticos
convencionales.
Un dispositivo indicador de segundero muerto situado en el centro sirve de base para facilitar la lectura del tiempo. La aguja, conectada directamente a la jaula del Tourbillon, marca una pausa en cada segundo, poniendo de manifiesto el magnífico nivel de precisión alcanzado por el volante oscilante.

El calibre DW 8015, formado por 334 componentes, es la ilustración perfecta de la audacia creativa de los maestros relojeros de DeWitt. Combina el clasicismo relojero del tourbillon con la innovación tecnológica que supone el sistema de cuerda automática secuencial (A.S.W.). Además, el corazón del volante late al ritmo de una espiral DeWitt Straumann® con curva Phillips. Esta aleación, desarrollada a partir de siete elementos, es irrompible, autocompensadora, inoxidable y antimagnética. La perfecta homogeneidad del alambre y la increíble exactitud del laminado plano de la espiral de 0,0001 mm, es decir 0,1 milésimas de milímetro, le confieren su gran precisión, garantizando así las altísimas prestaciones del mecanismo.
La construcción del movimiento y de la esfera halla su inspiración en el mundo de la arquitectura, recurriendo a formas geométricas sólidas basadas en estructuras metálicas industriales.
Gracias a una platina calada, la jaula del tourbillon queda suspendida en el aire, lo cual produce un efecto de transparencia y de inmersión en el corazón del movimiento. Los rodajes se dejan ver a través de una esfera formada por una rejilla superpuesta, rodiada mate de color chocolate. Unos tornillos refuerzan esta estética robusta y masculina.
La reserva de marcha de 72 horas se indica a las 9 horas mediante una aguja que abarca un segmento de 180 grados.
La caja de 46 mm, hecha de oro rosa de 18 quilates y adornada con las célebres columnas imperiales DeWitt, se engalana con la firma “W” aplicada en oro rosa de 18 quilates a las 12 horas, en las agujas y en los rodajes del movimiento.
En el fondo de la caja, los dos puentes posteriores rediseñados marcan un claro contraste con su tratamiento en PVD negro. Como en todas las grandes complicaciones que realiza DeWitt, el Twenty-8-Eight
Tourbillon Prestige lleva la firma del relojero que ha ensamblado la pieza, esta vez directamente sobre el puente posterior del movimiento. Finalmente, el nuevo movimiento DW 8015 cumple las estrictas normas de acabado establecidas por la Manufactura DeWitt: Côtes de Genève circulares, superficies de acabado satinado, acabado perlado, pulido y biselado.

Artículos relacionados

Deja un comentario